Durante una jornada nuestros alumnos se sintieron como auténticos trapecistas, malabaristas, equilibristas, mimos, gracias a este proyecto de expresión artística que permite acercar el mundo del circo a los alumnos y experimentar diferentes técnicas expresivas, corporales y comunicativas gracias al programa “Madrid, un libro abierto”.