La cardioprotección es un asunto de vital importancia que puede suponer salvar una vida. Los colegios son puntos en los que, además de la cantidad de niños que acuden diariamente a sus clases, cuentan con una importante cifra de adultos en su entorno.

Tanto los profesores como cualquiera que forme parte del personal del centro, así como los familiares que llevan y recogen a los pequeños, estarían también bajo la influencia del desfibrilador por si se diera alguna incidencia cardíaca.

Gracias a la donación de La Caixa, nuestro colegio cuenta desde el año pasado con un desfibrilador en sus instalaciones.